El viaje definitivo: la llegada

Acostumbrado a ver el aeropuerto de Sevilla, el de Málaga impresiona. Por lo espacioso, por lo luminoso, por lo ordenado y por lo grande. No tiene mucho que envidiar al Prat o a Barajas. Minipunto para Málaga. Como siempre, lo peor son las líneas aéreas, que tratan mal a sus clientes a propósito para que les compren el Speedy Boarding, lo que les garantiza esperar menos colas. La verdad es que saltarse las colas me tienta para la próxima vez, pero creo que esto va a ser cuestión de voluntad y no ceder a su chantaje.

La llegada a Ginebra, muy bien, el vuelo fue muy tranquilo. El aeropuerto es enorme, muy concurrido y lleno de cintas transportadoras para avanzar aún más rápido. Eso sí, -1 minipunto en accesibilidad, ya que nada más llegar tuvimos que subir unas escaleras cargando con nuestros equipajes de mano. Seguramente tendrán un acceso habilitado para personas de movilidad reducida, pero vaya, ¡para qué duplicar accesos si puedes hacer uno que ya sea cómodo para todos! En cualquier caso, me di prisa para recoger mi equipaje (por cierto, en ningún sitio a lo largo de todo el camino desde el avión ponía nada de recogida de equipajes, hay que seguir el icono de la maletita, pero algo de texto sería aclaratorio) y en cuanto lo tuve, salí a toda prisa hacia la estación. Allí compré mi billete y rápidamente bajé las escaleras mecánicas para montarme en el tren. Y conectarme al wifi, donde pude comprobar en la web de CFF que estaba en el tren correcto y cuáles eran las siguientes paradas. De estación en estación conseguí acceso al wifi, pero sólo servía para la web de CFF salvo que seas cliente de Swisscom y puedas acceder al resto de internet. No pude ni twittear.

El viaje en tren es precioso, sobre todo desde Lausanne a Vevey, porque el tren va pasando como a 5 metros del lago y se ven todos los barquitos, las casas a la orillita y las montañitas. ¡Minipunto para el paisaje!

En 2 horas llegué a Sierre, y Anne estaba aparcando justo para recogerme y traerme a su casa. Me dio las llaves y se volvió a trabajar. Intenté hacer algunas gestiones por la tarde, pero no pude, así que pasé un buen rato descansando en el sofá, que tanto movimiento me tenía agotado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Traslado. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El viaje definitivo: la llegada

  1. Ocnebius dijo:

    Me alegra ver que en tu llegada al rubicundo país de las montañas no haya habido incidentes importantes y que hayas encontrado tantas situaciones para dar minipuntos positivos!
    Ánimo, poco a poco te irás habituando… y en un mes aprox. estarás menos solito!
    Abrazotes!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s